Implantar una Fisioterapia más científica. ¿Misión Imposible?

Reducir la variabilidad de la práctica clínica es un objetivo universal de todas las profesiones sanitarias, incluida la fisioterapia. La fisioterapia, como profesión autónoma, con área de conocimiento propio y campo de actuación delimitado, debe generar sus propios mecanismos de auto-regulación. El modo en que los servicios de salud están reduciendo la variabilidad es eliminando aquellos tratamientos y cuidados de bajo valor y enfatizando los de alto valor, utilizando las medidas de resultados clínicos, ajustados por los costes para estratificar el tamaño o la magnitud del valor.

Debemos de homogeneizar al alza nuestros tratamientos y establecer mecanismos para implantar las mejores prácticas y abandonar las prácticas de bajo valor en fisioterapia.

 

Al margen de la dificultad de definir “valor” en los servicios de salud, lo cual representa un reto, existen una serie de criterios para estratificar los cuidados de alto valor, universalmente aceptados por la comunidad científica como son: a) incluir la relevancia clínica de los resultados como indicador clave (tamaño del efecto, d de Cohen), b) controlar los efectos adversos, complicaciones y abandonos, c) contemplar la satisfacción del paciente basada en las expectativas previas y d) ajustar el resultado por los costes, especialmente a través de indicadores de calidad de vida ajustada por años (QALYs).

La mejor práctica de fisioterapia debiera de estar informada principalmente por aquellos tratamientos o cuidados que presentan mayor tamaño del efecto, incorporando el conocimiento práctico de la fisioterapia, los costes y las preferencias del paciente.

En la literatura científica, es la Fisioterapia Multimodal la que presenta mayor tamaño del efecto en estudios clínicos controlados y pragmáticos (vida real). La Fisioterapia Multimodal es el término con que se conoce la intervención que integra dos o mas modalidades de fisioterapia, ajustando la temporalidad y contribución de cada modalidad, según la respuesta mas efectiva del paciente. Esta mejor práctica de fisioterapia recae principalmente en poblaciones clínicas crónicas, lo cual supone el 73% del gasto sanitario, con afecciones que lideran los rankings de peso global de la enfermedad, como dolor de espalda y cuello, EPOC, diabetes, osteoartritis de cadera rodilla, ictus, infartos miocardio, cáncer, et… Las modalidades con mayor grado de contribución en la Fisioterapia Multimodal en estas afecciones son:  la fisioterapia manual a corto plazo y la educación y el EJERCICIO TERAPEUTICO a medio y largo plazo, siempre con la dosis y estrategias individuales adecuadas. Los efectos positivos derivados del ejercicio terapéutico y la modificación de conductas determinan los mayores cambios en  estas poblaciones clínicas, sin embargo la monitorización de síntomas que proteja la seguridad clínica es el elemento nuclear de cualquier practica clínica, para lo cual su implementación debe ser garantizada en el marco de la fisioterapia.

La fisioterapia multimodal a base de técnicas manuales a corto plazo y educación y ejercicio óptimo a medio y largo plazo, son la clave de la mejor práctica de fisioterapia en las poblaciones clínicas con mayor peso global de la enfermedad.

Antonio Cuesta Vargas

Director y profesor de #ExpertoET. Doctor por la Universidad de Málaga, Profesor del Area de conocimiento de Fisioterapia de la Universidad de Málaga. Director del Grupo de Investigación "Clinimetría en Fisioterapia" del Instituto de Biomedicina de Málaga (IBIMA F-14).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *